TRATAMIENTO DE HIPERHIDROSIS

 

La hipersudoración o su nombre técnico hiperhidrosis es el exceso de sudoración sin aumento de temperatura ambiental.

Suele ser más frecuente en:
– Axilas
– Planta de pies
– Palma de manos 

La Hiperhidrosis ocasiona alteración de la autoestima, inhibición social y problemas laborales; porque la persona que la padece tiene su cuerpo, sus manos, o su cara permanentemente mojada, del mismo modo su ropa.

Las causas que provocan la hiperhidrosis se desconocen, generalmente comienza en la infancia o adolescencia, puede desencadenarse por cuadros de stress emocional, ansiedad, esfuerzo físico.

A través de los años se ha tratado con diferentes productos sin resultados duraderos y eficaces, pero en la actualidad estudios realizados han demostrado que el tratamiento con toxina botulínica da resultados excelentes al 95% de los pacientes.

El tratamiento con toxina botulínica se realiza en 1 sola sesión y su efecto dura alrededor de los 4 – 6 meses.

Hay que tener en cuenta que la acción de la toxina botulínica radica en bloquear la hiperestimulación de las terminaciones nerviosas colinérgicas sobre la glándula sudorípara, por lo que no bloqueará la transpiración normal de la piel ni bloquea poros ni anula glándulas sudoríparas.

Este bloqueo que realiza la toxina botulínica sobre la hiperestimulación de la glándula sudorípara irá desapareciendo progresivamente.

Antes de aplicar el tratamiento de Botox se realiza, en la zona a tratar (axilas, palmas de manos o plantas de pie), el Test de Minor mediante el cual localizaremos los puntos de mayor sudoración y el área afectada.

Una vez localizado el área de sudoración se realiza la aplicación intradérmica de microinyecciones de toxina botulínica. Es un procedimiento indoloro y ambulatorio.

El efecto empezará a notarse a los 3 días y el efecto máximo a los 15 días que es el momento en que se vuelve a valorar mediante otro test de Minor y comprobamos la reducción o anulación del área de exceso de sudoración.